Viajás a jugar un torneo de Póker: ¿Te vas tranquilo?

Hablando de Poker

Viajar, por cualquier motivo, es de base una de las actividades favoritas del ser humano. Muchas personas, además, disfrutan de emprender viajes de diversas duraciones con el fin de apostar o de participar en torneos de Póker. 

Si este es tu caso, la pregunta que tenemos para hacerte es la siguiente: ¿te vas tranquilo? Con esto lo que queremos decir es si realmente es posible marcharse del hogar sin preocuparse por lo que pueda suceder en él.

Nosotros consideramos que no. Cuando uno se va a algún lugar, la verdad es que siempre se preocupa, en mayor o menor medida, por su hogar. ¿Qué pasaría si hay un incendio? ¿Y si alguien entra para robar? Dudas como estas generan un nivel de estrés demasiado alto; tan alto, de hecho, que quizá hasta nos arruine el viaje por completo.

En el presente artículo, te ofrecemos la solución. Queremos que hagas ese viaje y tengas la posibilidad de emplear toda tu concentración en el torneo de Póker, no en situaciones hipotéticas relacionadas con el lugar en donde vives. Por ende, ¿qué necesitas para viajar tranquilo? La respuesta es muy simple. Necesitas contratar seguro de hogar. A continuación te contaremos un poco al respecto.

 

Hogar protegido a todo momento

Es muy probable que al leer lo anterior, te hayas preguntado por qué querrías un seguro de este tipo. El motivo principal es por la seguridad que otorga a sus clientes. Si cuentas con un seguro, significa que cuentas también con el remedio a tus preocupaciones.

Más allá de esto, los beneficios que implica tener un seguro de hogar, son cuasi infinitos. A modo de ejemplo, es posible afirmar que protege tu bolsillo. En caso de incendio, robo, fenómeno climático y otras situaciones, donde los daños son inevitables, el seguro te cubre y, por lo tanto, no perdés dinero. Tu casa y lo que haya dentro, estará a salvo en cuanto a lo que respecta a lo financiero. 

Por lo tanto, ¿por qué es importante esto? Porque así podés viajar a donde tú quieras por el tiempo que quieras y gozando de una tranquilidad absoluta. No hay nada más lindo que contar con esa seguridad inquebrantable. 

Habiendo dicho esto, veamos ahora qué debes hacer para contratar tu propio seguro. Hay distintos pasos a seguir, pero la verdad que es un proceso bastante rápido, además que la compañía a la que recurras te ayudará para que no haya trabas al momento de hacer esto. 

  • Antes que nada, tené en cuenta que las compañías ofrecen seguros con distintas características. Es importante recurrir a una compañía en la cual confíes y que tenga un seguro que te sirva a vos en lo personal. También, aprovechá esta etapa inicial para hacer cualquier pregunta que tengas. Eso te servirá para tomar una decisión más acertada.
  • Asegurate que el seguro que hayas seleccionado contemple tanto objetos antiguos como no antiguos. Este es el llamado “valor de restitución”, indispensable si tienes bienes de cierta antigüedad dentro de tu hogar. En caso de que no los tengas, no será necesario, pero tampoco está de más. 
  • Averiguá cómo funciona el seguro al momento de cubrir daños, si tienen o no en consideración lo estético de los bienes o es una característica que suelen pasar por alto. ¿Qué pasa con los productos que van en la parte externa del hogar, como en los patios?
  • Hablá con la empresa acerca de cómo actúan ante daños ocasionados por fenómenos climáticos. Existen algunas que solo se movilizan cuando el desastre en sí es de magnitudes gigantescas, lo cual no siempre nos es beneficioso. 
  • Pregunta si hay límites para reponer bienes considerados de valor (collares, anillos, aros; en fin, cualquier tipo de joya). Esto es porque son más costosos y, por lo tanto, cada compañía tiene un método diferente que adopta frente a esas situaciones. Lo mismo con los cuadros, por ejemplo. 

Una vez que hayas dejado bien en claro cada una de estas cuestiones, estarás más que preparado para finalizar la contratación. Estarás tranquilo, sabiendo que tienes las respuestas que querías y que elegiste bien. 

 

Conclusión

Para terminar, afirmamos por última vez que contratar un seguro de hogar es un requisito para viajar tranquilo. Hacelo y andá a jugar en ese torneo de Póker, ganá para volver a tu hogar, siempre protegido, habiendo disfrutado del viaje a lo grande. ¡Éxitos!

Author: Glenda Brooks